SIN INTERMEDIARIOS. POR UN COMERCIO JUSTO.

"...Cuando me preguntan si soy agricultor,siempre contesto que soy un hombre que no solo cultivo, sino también observo, me preocupo e intento dar armonía a mi entorno y que todo ello, me lleva con mi esfuerzo creativo a sacar frutos de mi huerta, sin mermar la fertilidad de la tierra y de proporcionar productos que contribuyen a la salud de los demás, sin contaminar la tierra, el agua, el aire que nos son esenciales, modelando la belleza del paisaje, alimentando el cuerpo y el espíritu. Sí, agricultor soy... De ahí nace Bobalén ecológico".

martes, 9 de septiembre de 2014

TAREAS DE FINAL DE VERANO


  Como sabéis este mes de agosto, no he asistido a los mercadillos, así que en la huerta este final de agosto y este principio de septiembre, las tareas en el campo son numerosas.

   Además de recolectar, ya practicamente las últimas berenjenas blancas, tomates castellanos, y pimientos, es el tiempo de conservar todos los excedentes de cultivo que tengamos, o bien conservándolos con la mayor garantía posible (deshidratados, congelados, encurtidos, salazones en tarros herméticos y puestos al bajo maría...) o simplemente con un secado en el caso de legumbres, o trenzados ramos de cebollas, ristras de pimientos, etc. Incluiremos también el secado y conservación de plantas aromáticas (ajedrea, hierbabuena, hinojo, tomillo, romero, perejil...etc, muchas de ellas también medicinales, tan esenciales en la despensa de mi madre como los buenos alimentos de la cultura ecológica y de la buena economía.

   Se organiza qué y dónde sembraremos el año que viene, de manera que conforme se van cosechando los bancales lo iremos sembrando de abonos verdes, por ejemplo la sencilla mostaza, porque cubre la tierra enseguida y además tiene efecto nematicida, la viste durante el invierno y después la deja suelta, mullida y se controla las adventicias. Si esos bancales son los primero que se van a sembrar en primavera, otra opción es cubrirlos con compost. De una forma u otra lo importante es no dejar la tierra desnuda, a merced de las inclemencias.



   El otoño es la época perfecta para hacer el montón de compost, amontonando en capas los diferentes materiales que tangamos a mano, eligiendo el estiércol más adecuado, añadiendo ortiga para activar la fermentación, regándolo bien capa tras capa hasta alcanzar una altura de 1,50m, para manejarlo bien. Se cubre con material seco, que le proteja de excesiva humedad, pero imprescindible que sea transpirable.

   Y continuamos con las siembras de cara al otoño: espinacas, nabo, rábanos, remolachas, lechugas, puerros,....etc,(  podéis hacerme sugerencias que poder plantar) eso sí, mirando al cielo a ver si viene las esperadas lluvias.

    Tareas no faltan en este final de verano, particularmente es el huerto que más me gusta, el de cara a otoño, por la enorme variedad que podemos plantar y porque no sufrimos los rigores del calor y de la alta insolación....
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario