SIN INTERMEDIARIOS. POR UN COMERCIO JUSTO.

"...Cuando me preguntan si soy agricultor,siempre contesto que soy un hombre que no solo cultivo, sino también observo, me preocupo e intento dar armonía a mi entorno y que todo ello, me lleva con mi esfuerzo creativo a sacar frutos de mi huerta, sin mermar la fertilidad de la tierra y de proporcionar productos que contribuyen a la salud de los demás, sin contaminar la tierra, el agua, el aire que nos son esenciales, modelando la belleza del paisaje, alimentando el cuerpo y el espíritu. Sí, agricultor soy... De ahí nace Bobalén ecológico".

viernes, 7 de julio de 2017

 ME PUEDES PEDIR, HOY LUNES Y MAÑANA MARTES


     Nada mejor para refrescarse esta semana que una receta de ensalada, y nada igual que unas riquísimas "papas aliñás".Importante los ingredientes que sean ecológicos y de buena calidad, ya que no hay ninguna salsa que enmascare el sabor....Muy fácil de hacer y más Comerla!!




Ingredientes para hacer Papas Aliñás (para 2 personas:
  • 700 gramos de patatas nuevas de tamaño mediano
  • 120 gramos de cebolla fresca
  • 1,5 litros de agua
  • 1 cuchara colmada (bien llena) con perejil fresco picado (son unos 4 gramos y no vale perejil seco)
  • 150 ml de aceite de oliva suave
  • 2 cucharadas de vinagre de jerez (u otro vinagre de calidad)
  • sal gruesa (1 cucharada para cocer las patatas y media cucharada pequeña para aliñar)
  • Opcional: 1 huevo cocido, 1 lata de atún en aceite y unas aceitunas sin hueso.
Receta para hacer Papas Aliñás (para dos personas):
  1. Coge las patatas y lávalas bien bajo el grifo.
  2. Pon en una olla las patatas y cúbrelas con el agua. Pon a calentar y cuando hierva el agua añade la cucharada de sal gruesa.
  3. Contamos 25 minutos desde que empieza a hervir el agua pero ten en cuenta que si las patatas son muy pequeñas estarán antes y si son grandes tardarán más. Lo suyo es que a los 25 minutos saques una patata con una cuchara y le metas un palillo. Si el palillo atraviesa con facilidad la patata es que está bien cocida.
  4. Mientras se cuecen las patas podemos picar finamente la cebolla fresca. También podemos picar el perejil más o menos fino (a vuestro gusto).
  5. Cuando las patatas estén bien cocidas apagamos el fuego y apartamos la olla del fuego. Dejamos las patatas dentro del agua (recuerda, fuera del fuego) durante 30 minutos y luego las sacamos y las dejamos en un escurridor hasta que estén templadas (aproximadamente 20-30 minutos).
  6. Cuando puedas coger las patatas con las manos sin quemarte (pero aún algo calientes) pélalas. Córtalas en rodajas y ponlas en una fuente de cerámica o cristal (no de metal).
  7. Añade a las patatas la cebolla y el perejil picado. Reparte bien la media cucharada pequeña con sal gruesa por encima de todo y luego añade el vinagre y por último el aceite de oliva. Mezcla todo bien y cuando las patatas estén frías (sin pasar por el frigorífico) están listas para servir.
  8. Como variante de las papas aliñás de Cádiz (que en la receta típica solo lleva los ingredientes que hemos usado) puedes añadirle lo que tu prefieras. Yo te recomiendo añadir al final del todo una lata de atún en aceite (escurre bien el aceite ya que no suele ser de buena calidad), un huevo duro cortado a rodajas o picado y un puñado de aceitunas sin huesoFuera de la cocina y a comer!!!
A comer:
Como mejor están las papas aliñás es comiéndolas el mismo día en que las preparas y sin pasar por el frigorífico. Lo suyo es prepararlas por la mañana y dejarlas en una fuente (bien cubiertas con papel transparente, no uses papel de aluminio) hasta la hora de comer.

lunes, 12 de junio de 2017

  Nuevas hortalizas!!
Ver el mensaje en el navegador
Bobalen Ecologico



Me puedes pedir hoy y mañana 



    Hoy, vamos a hacer una rica receta de Tallarines con espinacas y albahaca...todo riquísimo!!!


   Los tallarines son uno de los tipos de pasta más versátiles que existen, ya que además de poderse combinar con una infinidad de ingredientes, pueden servirse bañados con las salsas y cremas que más nos gusten.Es una deliciosa pasta que se prepara a base de ingredientes accesibles, económicos, sanos y ricos, como son las espinacas y la albahaca, precisamente los productos que le otorgan su característico color verde a la salsa.

Ingredientes para 4 raciones de Tallarines verdes con espinaca y albahaca:
  • Para la pasta:
  •  1 Paquete de tallarines
  •  1 Trozo de cebolla
  •  1 Diente de Ajo                               
  •  1 Pizca de Pimienta
  •  1 pizca de sal
  •  1 Cucharada sopera de Aceite
  •  150 Gramos de queso  de hebra
 
  • Para la salsa
  •  190 Gramos de queso crema
  •  1 Taza de Leche entera
  •  1 Taza de Hojas de albahaca
  •  1 Manojo de Espinaca fresca
  •  1 Trozo de cebolla
  •  1 Diente de Ajo
  •  1 Pizca de Sal
  •  1 Pizca de Pimienta

    Vamos a empezar con la preparación de la pasta. Para ello, en una cacerola con agua caliente agregamos un trozo de cebolla, un ajo, pimienta, sal y aceite. Una vez que comience a hervir el agua con todos estos ingredientes, añadimos la pasta y dejamos que se cueza por aproximadamente 4-5 minutos, o hasta que esté suave. Cuando esté lista, la retiramos, escurrimos y reservamos.

   Ahora, ponemos en recipientes separados con agua la espinaca y la albahaca.  Reservamos un momento.

   Por otro lado, tomamos las hojas de espinaca y las colocamos en una cacerola con agua hirviendo, dejamos que se cuezan durante 5 minutos. Luego, drenamos el agua y reservamos la verdura para continuar con la preparación de la salsa verde.

   En la licuadora colocamos el queso crema, la leche, un trozo de cebolla, ajo, las hojas de espinaca, una pizca de sal y pimienta; procedemos a licuar todos los ingredientes para obtener una salsa verde homogénea y suave.

Una vez licuadas las hojas de espinacas, añadimos a la licuadora la albahaca frita con cebolla y ajo, y nuevamente licuamos perfectamente para obtener la salsa que acompañará la pasta.

Ahora tomamos la pasta, la servimos y la bañamos con esta deliciosa salsa de espinaca. Y a disfrutar de este rico plato!!



                         ¡¡NOVEDADES DE ESTA SEMANA!!
 
calabacín blanco, albahacahierbabuena lechuga maravilla de verano

   
Gracias por estar siempre ahí y por dignificar mi trabajo, al que amo y me apasiona...José María.

viernes, 9 de junio de 2017

   MISIÓN IMPOSIBLE
     Ahora que están en auge las muchas formas de introspección y meditación personal -tan sanas para el cuerpo y el alma- déjenme que les proponga una nueva modalidad. Busquen un ambiente tranquilo, si quieren pongan una música relajante e inicien respiraciones lentas, y sientan cómo el aire entra y sale de su cuerpo. Les contaré una historia de un pequeño productor de pollos, aunque podría ser la de un pequeño agricultor de hortalizas, una vaquera gallega o una cultivadora de arroz sur coreana. No importan ni el lugar ni la especialización. Sólo importa un factor común: ser un pequeño o pequeña productora de alimentos. Bien, inspiren, espiren, cierren los ojos e imagínense que son esta persona de la historia, y vayamos interiorizando algunos sentimientos. Que se nos cuelen por el corazón.

   Cada vez me costaba más soportar los costes de producción con los bajos precios que se pagan por mis pollos. Con crisis o sin crisis el precio del pienso para alimentarlos seguía subiendo y también subían las tarifas de los veterinarios. Recuerdo que las carnicerías a las que vendo mi producción me decían que no me podían pagar más por ellos. Que en el híper de al lado, los precios del pollo estaban reventados, que estaban por cerrar. Decidí pasarme a lo ecológico y así poder venderlos a mejor precio, sin la competencia de las grandes empresas donde los pollos se crían como churros y, como además son las que cuentan con las mayores subvenciones de las administraciones públicas, pueden permitirse precios de venta bastante inferiores a los míos. 

   La norma elemental para que los pollos sean ecológicos es lógicamente que coman ecológico. Como hay muy pocas empresas que distribuyan pienso ecológico, y sigue siendo demasiado caro, pensé en producir yo mismo algo de grano para completar la alimentación de los pollos que estarían en semilibertad, pastando y picoteando. Tuve que pagar casi una fortuna por comprar dos hectáreas cercanas a mi finca. Esgrimieron que podría ser suelo recalificable y que por eso lo vendían tan caro. En fin, una inversión de futuro, pensé. Cultivé maíz y se dieron un par de buenas cosechas. Los pollos engordan en 3-4 meses y las carnicerías volvieron a confiar en mí, y en mis pollos camperos. Pero me faltaba un sello burocrático para poder etiquetarlos como ecológicos. Llegaron unos técnicos, lo revisaron todito. El agua, las instalaciones, y casi pollo por pollo. Resultado: acta informativa denegándome la certificación, el maíz tenía trazas transgénicas, se había contaminado de unas explotaciones cercanas que usan semillas transgénicas. Y ojo, si yo les denunciaba, yo debería de pagar a la empresa semillera por haber usado su material genético. 

   Poco me duró mi reconversión, porque efectivamente el terreno tenía sorpresa,me lo expropiaron para hacer pasar una autopista“Una historia donde el campesino no puede vivir de ser campesino, ni tan siquiera con su voluntad de cambiar hacia un modelo sostenible que el planeta necesita urgentemente. Todo está orquestado para su extinción, en el Norte y en el Sur. ¿Y qué ha tornado misión imposible poder vivir de la agricultura familiar? No precisamente las sequías, enfermedades y plagas de langosta. Considerablemente más dañinas y difíciles de vencer, las plagas que actualmente enfrentan las pequeñas explotaciones familiares son las neoliberales: la desaparición de mecanismos de regulación de precios, la falta de servicios técnicos públicos, las políticas orientadas a apoyar los modelos de agricultura industrial y corporativa, la concentración de la distribución alimentaria en manos de 4 ó 5 grandes superficies, la entrada de alimentos subvencionados que compiten deslealmente con las producciones locales, la no interiorización de los costes ecológicos de algunos modos de producir “comida”, la fe ciega en la tecnología que lleva a mayor dependencia, y así, una tras otra.
Quizás hayan experimentado sensaciones parecidas a la de ser alguien de otro mundo, o de no contar para nadie pero depender de todo lo exterior, una dependencia que te limita, te agrede, te bloquea, te asfixia (respire, tome aire, relájese), que te arruina, que te…
Fin de la meditación. Si les ha generado mal estar, disculpen no era la intención. Estos son algunos efectos de la globalización alimentaria. Hay otros, pero para esos no hace falta este ejercicio, y cualquier consumidor los conoce bien: alimentos repetidos, insípidos y artificiales. Buen provecho. JOSE MARÍA  Y este fin de semana os espero en:




SABADO DIA 13 DE JUNIO: PASEO REDING, MÁLAGA
DOMINGO DIA 14 JUNIO: PARQUE  ANDALUCÍA, MIJAS-COSTAS


bobalenecologico.es
bobalenecologico.blogspot.com

Escúchame cada martes con @ConchaMontes en el
programa @melo_marbella Marbella en la Onda, on line en
ondacero.es/marbella y a través del 97.4 FM

jueves, 20 de abril de 2017

Aún no había amanecido y Álvaro ya llevaba varias horas caminando, desde que comenzó a trabajar en la Consejería de Medio Ambiente, le atrajo los paisajes y lo que encontraba al amanecer en el "tajo" de trabajo y lo que más le llamaba la atención era: el sonido del silencio del campo...sus momentos.

   Le ha costado más de lo habitual encontrar escenas de aves despertándose, de conejos sorprendidos en amoríos crepusculares o del rebaño de ovejas que cada mañana sorprende entre encinas y tomillares de la sierra, pero al final ha tenido suerte y ha podido hacer varias tomas en un limonar. Con el macro como objetivo ha captado ese momento mágico en que las hojas verdes sudan, como si la noche hubieran sido largas horas de esfuerzos para ellas. Tomas de perfectas gotitas de agua como una hilera de malabaristas y funambulistas en la cuerda floja. En una de ellas, como un espejo, se ver el rostro reflejado de una abeja a punto de saciar su sed. un "Clik" en su Cannon : toda la vida pequeña para el ojo humano, que pasa desapercibida para nosotros, pero un instante mágico, sorprendente y natural de este animal.

   Pero lo que no sabe Álvaro  que no es solo agua lo que ingiere la abeja en ese momento. Ese limonar ha sido tratado con productos de Bayer, y su organismo está recibiendo unas dosis de Imidacloprid, las consecuencias para este insecto que nos acompaña desde el Paleolítico, son de guión de cine de terror, una de cada dos abejas que bebe este néctar estará muerta antes del tercer día. Y lo más sangrante, si ella no es la que muere, entonces de por vida volará desorientada, con torpeza, tal ven no sepa regresar a su colmena.

   José María, de nuevo sorprende con sus tareas del cole, hoy trae (según él), dibujos en que entre los trazos y bocetos de mano nerviosa y colores vivos, apasionados dibujos, en que yo solo podía vislumbrar algo amarillo y una especie de nubes... pero al preguntarle, me comenta que es un prado con flores, animales, mariposas, abejas...modelo idílico de naturaleza, y natural para sus cuatro años. Según ha explicado, la profesora ha puesto una diapositiva de un paisaje de un prado y ellos han dibujado...
   

Mis observaciones no son científicas, pero este año, por donde paseo, siento y disfruto, en esta pasada primavera nos ha traído menos golondrinas, he visto menos perdices entre los secanos de Zalea, menos alcaudones y por supuesto menos abejas.

   Reflexiono ante el dibujo de mi niño y no puedo parar de pensar: tienen que ver mi hijo, nuestros hijos los paisajes, las escenas naturales a través de diapositivas, o de algún álbum seguramente editado por "Nestlé", "Coca cola" de paisajes . ¿Que legado como hombre, como persona, le puedo, podemos  dejar?: vida de prisas, de competitividad, de correr, de que consumir libera nuestra mente, que mientras más aparatos tecnológicos tengamos como e-book, tablet, videoconsolas, móvil de última generación nos hará la vida más fácil....

   Ahí entra en juego tú como consumidor ecológico y yo como agricultor, donde tanto tu práctica como la mía (imaginaros multiplicadas por muchas en el mundo) dónde la actividad natural, como la hemos conocido siempre, es nuestro modo de hacer, pensar y actuar...No hay venenos, no hay toxicidad en nuestras actuaciones y relaciones, apostamos por preservar la vida ante la muerte...Apostamos por dejar un legado a nuestros hijos donde ver amanecer, ver atardecer, ver las abejas polinizando, paisajes de nuestra infancia, la lluvia, la hierba, las nubes, y lo más importante la ecología con nuestros semejantes,  no sean trazos sobre folio visualizado en una diapositiva, o en una Cannon, sino sea grabadas en la retinas de nuestros hijos y para que sobre todo, puedan oir el sonido del silencio del campo....JOSE MARÍA 





                           OS ESPERO ESTE FIN DE SEMANA:_

  SÁBADO DÍA 22 DE NOVIEMBRE: MÁLAGA: PARQUE HUELIN


Si no podéis asistir, ya podéis hacer vuestro pedido a través de bobalenecologico.es y la semana que viene os lo llevo...muy fácil y cómodo, y para cualquier encargo o reserva telf, 608251668,

                                          JOSE MARÍA



facebook: bobalenecologico

Escúchame cada martes con @ConchaMontes en el
programa @melo_marbella Marbella en la Onda, on line en 
ondacero.es/marbella y a través del 97.4 FM, programa "destripaterrone





lunes, 10 de abril de 2017

   En época de fuerte tradición religiosa en “Semana santa”, aquí en la zona de Pizarra, en toda la zona del Guadalhorce,  no se comía  carne, algo que también se extendía a  todos los viernes del año. Fruto de esa prohibición surgieron en el recetario popular recetas impresionantes que a día de hoy seguimos manteniendo por lo deliciosas que están, manteniendo las  tradiciones también en la cocina.
El potaje de vigilia aúna  ingredientes  muy fáciles de conseguir, las espinacas, el bacalao y los garbanzos. Todo ello bien guisado constituye un plato exquisito que te invito a hacer en casa. Te aseguro que aunque en tu casa no sean muy amigos del pescado, este potaje les encantará.

Ingredientes
  • 650 g de garbanzos cocidos o 250 g de garbanzos crudos
  • 300 g de espinacas frescas
  • 500 g de bacalao desalado
  • ¼ de pimiento rojo o verde
  • 400 ml de caldo de verduras o pescado.
  • 2 tomates medianos.
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 2 dientes de ajo
  • 4 huevos cocidos (mejor ECO o de aldea)
  • Pimentón de la Vera.
  • Sal y pimienta negra de molinillo.
  • Aceite de oliva
Instrucciones
  1. Receta con garbanzos crudos
  2. Se ponen los garbanzos a remojo de víspera en agua abundante.
  3. Al día siguiente se escurren, se ponen en una olla, se cubren con agua tibia, se añade una pizca de sal, un chorrito de aceite y se ponen a cocer en olla a presión durante 20 minutos. Se escurren y se reservan.
  4. Con garbanzos cocidos
  5. Se vuelcan los garbanzos en un escurridor y se lavan bien debajo del grifo hasta que estén limpios del agua en el que vienen conservados. Reservar.
  6. Cocemos los huevos en abundante agua con un chorrito de vinagre entre 12 y 13 minutos. Pelamos y reservamos
  7. Cortamos el bacalao en pequeños trozos desechando las espinas.Reservamos.
  8. Lavamos y escurrimos las espinacas. Reservamos.
  9. Se ponen 5 cucharadas de aceite de oliva en una olla al fuego.
  10. Picamos la cebolla, las zanhaorias y el pimiento y lo añadimos a la olla, sofreímos.
  11. Agregamos el 
  12. Cortamos el bacalao en pequeños trozos desechando las espinas.Reservamos.
  13. Lavamos y escurrimos las espinacas. Reservamos.
  14. Se ponen 5 cucharadas de aceite de oliva en una olla al fuego.
  15. Picamos la cebolla, las zanhaorias y el pimiento y lo añadimos a la olla, sofreímos.
  16. Agregamos el puerro y los dientes de ajo picaditos. Salpimentamos.
  17. puerro y los dientes de ajo picaditos. Salpimentamos.
  18. Pasamos el conjunto por el pasapuré y lo devolvemos a la olla. Probamos para ver como va de sal.
  19. Dejamos la olla a fuego medio y cuando recupere el hervor añadimos las espinacas, dejamos 2-3 minutos y agregamos el bacalao en trozos y continuamos la cocción durante 4 minutos más, e incorporamos los garbanzos, integramos sin revolver, mezclamos moviendo la olla con movimiento de vaivén, así evitaremos romper el bacalao.
  20. Cuando la olla vuelva a tomar hervor, apagamos el fuego, probamos por si fuese necesario añadir sal.
  21. Emplatamos con un huevo cortado en cuartos sobre la superficie de cada plato y un hilo de aceite de oliva.
  22. Servimos.