SIN INTERMEDIARIOS. POR UN COMERCIO JUSTO.

"...Cuando me preguntan si soy agricultor,siempre contesto que soy un hombre que no solo cultivo, sino también observo, me preocupo e intento dar armonía a mi entorno y que todo ello, me lleva con mi esfuerzo creativo a sacar frutos de mi huerta, sin mermar la fertilidad de la tierra y de proporcionar productos que contribuyen a la salud de los demás, sin contaminar la tierra, el agua, el aire que nos son esenciales, modelando la belleza del paisaje, alimentando el cuerpo y el espíritu. Sí, agricultor soy... De ahí nace Bobalén ecológico".

lunes, 2 de diciembre de 2013

Zanahoria esencial

         
                    Fácil de digerir, es una gran fuente de betacaroteno o provitamina A
                                                Pocas cosas son tan sencillas y reportan tantos beneficios para la salud como coger una zanahoria, lavarla y comérsela tal cual. Los efectos positivos empiezan en el momento en que se introduce en la boca: al masticar limpia la dentadura, desarrolla los músculos de la
mandíbula y estimula la secreción de saliva que facilita la digestión. Por estas razones y muchas otras constituye un tentempié y un ingrediente casi imprescindible.


Rica en betacaroteno vitaminas y hierro
   La característica más destacada es su contenido en betacaroteno. Este pigmento, causante de su intenso color, se convierte en el organismo en vitamina A. Como tal es un aliado de la salud de la vista, la piel, las mucosas y el cabello. 

   El betacaroteno es también una sustancia antioxidante que preserva los tejidos del cuerpo de la degeneración causada por los radicaes libres. Se ha demostrado que protege frente las enfermedades crónicas y degenerativas, como cardiopatías, apoplejía y ciertos tipos de cáncer: de pulmón, de vejiga, de próstata, de colon, de cuello de útero, laringe y esófago.
   Las vitaminas C y E, también presentes en la zanahoria, son asimismo antioxidantes que coalaboran con el betacoroteno.

   La zanahoria resulta además muy digestiva. En caso de problemas gástricos o tras un ayuno, el caldo y el puré de zanahorias son un remedio sin par. La fibra desempeña un papel importante en este sentido y ayuda a controlar el colesterol. 


   Su contenido en hierro hace de la zanahoria una hortaliza antianémica. Otros minerales que se encuentran en proporciones significativas son el magnesio, el potasio, el calcio, el fósforo y el yodo. La zanahoria se utiliza como reconstituyente en caso de apatía o cansancio injustificado. El zumo de cuatro zanahorias, una manzana y un dado de jengibre fresco componen una receta vitalizadora eficaz.

Aliada de la vista y de la piel.
   La dificultad para ver bien de noche es uno de los síntomas que provoca la deficiencia de vitamina A. Tomar zanahorias con regularidad permite mejorar la visión nocturna. Este efecto beneficioso se debe a que la vitamina A, además de favorecer la salud del nervio óptico, se combina con a una proteína, la opsina, en los bastoncillos de la retina para formar rodopsina, una sustancia que nuestro ojo necesita para adaptarse a la luz.

   Además, su consumo habitual estimula la producción de melanina en la piel y la protege de la acción de las radiaciones solares UVA y UVB, que pueden dañar las células hasta el punto de favorecer la aparición de cáncer. Cuanto más oscura sea la zanahoria, más betacaroteno suele contener. Es importante recurrir a las de cultivo ecológico porque no es necesario pelarlas. Las demás pueden lavarse bien y pelarse con un buen pelapatatas en vez de rasparlas, pues de ese modo el corte no se oxida.

Nutrición esencial
propiedades. Es anticancerígena, favorece la salud de las mucosas, la piel y el cabello. Es imprescindible para el buen estado de los ojos y en especial para la visión nocturna. Protege frente a las enfermedades del corazón.
100 gramos de zanahorias aportan 41 calorías, el 165% de la cantidad diaria de provitamina A, el 26% del hierro, el 20% de la vitamina C y el 14% del ácido fólico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario