SIN INTERMEDIARIOS. POR UN COMERCIO JUSTO.

"...Cuando me preguntan si soy agricultor,siempre contesto que soy un hombre que no solo cultivo, sino también observo, me preocupo e intento dar armonía a mi entorno y que todo ello, me lleva con mi esfuerzo creativo a sacar frutos de mi huerta, sin mermar la fertilidad de la tierra y de proporcionar productos que contribuyen a la salud de los demás, sin contaminar la tierra, el agua, el aire que nos son esenciales, modelando la belleza del paisaje, alimentando el cuerpo y el espíritu. Sí, agricultor soy... De ahí nace Bobalén ecológico".

lunes, 12 de agosto de 2013

Próximo mercadillo: Sábado día 10 de Agosto en Pso Reding (Málaga) y Domingo día 11 en Las Lagunas (Fuengirola)

   



El Camino de Santiago


  Anoche, noche de agosto, el calor picante del día había dado paso al fresco nocturno que permite recuperar la vitalidad. Pasábamos la noche en Bobalén. Era un deseo, creo que una
reinvidación por parte mía, desde que mi amigo José Chacón de Fuengirola me aconsejó que fuera con los niños a ver las estrellas, a ver el campo en su máximo exponencial, en una noche mágica de verano... volví  a mi infancia y así lo hice y que mejor sitio en aquel donde nací..y creci.

   José María tan solo con sus tres años y con una vitalidad desbordante.

   "¡Papá, esta noche -me había pedido- nos sentaremos a ver las estrellas, mientras tú nos cuentas cosas!.

   Dicho y hecho. Todo dormía a nuestro alrededor bajo un cielo sin luna bordado de infinitas estrellas. Silencio tan sólo alterado por el canto de los grillos y de los ruiseñores junto al arroyo.

   El campo, abierto en la oscuridad de la noche, nos acogió son sus olores y su tierra aún caliente y sobre el suelo nos acurrucamos  Ana, José María y yo, cubiertos por una manta. No hacía viento, un poco de frescor y tras unos segundo removiendonos, finalmente, encontramos la postura. Nada delante de nosotros. Sólo nuestra mirada y las estrellas. Ni siquiera la distancia parecía existir. Mirábamos al cielo sin hablar. Yo sabía que tanto José María como Ana estaban impacientes por preguntar, pero aguardé a que rompieran el silencio.

   -Papá, ¿que es eso que parece una nube alargada?-preguntó,finalmente Ana.

  -Lo llaman Camino de Santiago y está formado por miles de estrellas que nosotros vemos tan juntas debido a la distancia.

  -Y, ¿por que se llama así?

 -Su verdadero nombre - le dije- es Vía Láctea, pues, si te fijas, observarás que es como un camino blanquecino. Pero se le llama Camino de Santiago porque los peregrinos que antiguamente caminaban a visitar la tumba del apóstol se guiaban por él. Fíjate que va de Este A Oeste.


   Quedaron convencidos y muy sorprendidos de lo que acababan de descubrir. Siguieron unos segundo de silencio y yo los supuse imaginando cómo serían aquellos desplazamientos.
   -Y para qué querían ir a Santiago.

   No podía faltar este tipo de pregunta en un Aries como Ana. Desde que fue capaz de razonar, siempre busca el aspecto práctico de las cosas. En su lógica, las cosas han de tener una aplicación o, de lo contrario, no se justifican. 

   Le expliqué que las gentes iban allí para rezar y porque, haciendo todo ese camino a pie, tan duro, creían que se les perdonaban los pecados.

   ¿Pecar?, Papa, yo peco mucho, me equivoco mucho me contestó Ana.

   Compredí enseguida que habíamos tocado un tema importante. su tono de voz denunciaba una preocupación seria, y sentí el peso traumático de una educación confusa que también actuó sobre mí cuando era niño. Por un instante pensé decirle que ése era un tema complicado y que sería mejor dejarlo para otro momento, pero inmediatemente reaccioné y supuse que si ella era capaz de formular esa pregunta, también sería capaz de entender la respuesta.

   Mi voz sonó grave cuando le contesté, y no pude evitar un recuerdo de mi propia infancia, de aquellas horas de angustia que precedían a las confesiones, no sé si debido al sentimiento de culpa o de verguenza de tenerlo que contar a quien, a la vez, era mi profesor de Religión en el colegio o bien el cura del pueblo, que me encontraba en cualquier momento por la calle.

   - Lo más importante no es hacer bien o mal las cosas, nenes, sino esforzarse por hacerlo de ese modo. No olvidéis que estamos aprendiendo y nos queda mucho camino por andar aún. Por eso todos nos equivocamos tantas veces y esos errores que cometemos son, precisamente, lo que los hombres llamamos pecado. Cuando hayamos comprendido lo que realmente somos y la capacidad creadora que tenemos en nuestras manos, entonces sabemos cómo utilizarla y desaparecerán los errores, desparecerá el pecado.




   José María no movía ni un solo músculo. Ana ni pestañeaba. Sentí que estaban impresionados, y continué hablando.

   - A lo largo de vuestras vidas os veréis sometidos a múltiples experiencias. Tendréis que tomar decisiones que afectarán no solamente a vuestras vida, sino también a la de otras personas; pero cuando llegue ese momento y antes de actuar, preguntaros que haría una buena persona en vuestro lugar y, después, haz tú lo mismo. Sed la parte visible del ser humanano obligaros a actuar con empatía., y no ofendáis nunca a otra persona, pues haciéndolo, estáis ofendiendo vuestra propia esencia. Por el contrario, comprended y ayudad a los demás a reconocer su dignidad divina y dedicad vuestros esfuerzos a construir un mundo mejor. ¿Habéis comprendido? ¡ Jose, Ana!, ¿me oís...?.

   José María ni Ana me oían, pues se habían quedados profundamente dormidos. Cerré yo también los ojos y recliné mi cabeza entre la de ellos. Mientras, allá arriba las estrellas parecían más blancas y más brillantes que nunca.  O tal vez eran mis ojos...

   Una reflexión, una llamada de alma, que me da el campo y sus sensaciones, dedicado a todas aquellas personas, que de una u otra manera reciben constantemente lecciones vivas y sentidas de la naturaleza, del  mundo rural y de sus habitantes...
   
" Dependemos de la Naturaleza no solo para nuestra supervivencia fisica. También necesitamos a la Naturaleza para que nos enseñe el camino de casa, el camino de salida de la prisión de nuestras mentes. Nos hemos perdido en el hacer, en el pensar, en el recordar, en el anticipar y hemos olvidado lo que las rocas, las plantas y los animales ya saben. Nos hemos olvidados de ser. "  
                                      
                                                                                            ECKART TOLLE




   Que os espero en los mercadillos que se organizan este fín de semana:


            Sabado día 10 de agosto en Málaga, en Paseo Reding
            Domingo día 11 de agosto en Las Lagunas (Fuengirola). Frente Euromarket.

    Os recuerdo, que si vais a llegar tarde, o bien lo preferís, os llevo lo que necesitéis, previamente confeccionado...solamente enviándome u e-mails o bien wassapp....
   
                                                     OS ESPERO....!

                                                     JOSE MARIA
   





   

No hay comentarios:

Publicar un comentario