SIN INTERMEDIARIOS. POR UN COMERCIO JUSTO.

"...Cuando me preguntan si soy agricultor,siempre contesto que soy un hombre que no solo cultivo, sino también observo, me preocupo e intento dar armonía a mi entorno y que todo ello, me lleva con mi esfuerzo creativo a sacar frutos de mi huerta, sin mermar la fertilidad de la tierra y de proporcionar productos que contribuyen a la salud de los demás, sin contaminar la tierra, el agua, el aire que nos son esenciales, modelando la belleza del paisaje, alimentando el cuerpo y el espíritu. Sí, agricultor soy... De ahí nace Bobalén ecológico".

miércoles, 19 de junio de 2013

El cuidado de la sandía

   La sandía procede del trópico africano, de ahí que le guste el calor en la tierra y no le vaya bien el acolchado con paja, sino  compost. Para no tener problemas y lograr frutos sabrosos habremos elegido una variedad local y preparado la tierra echando una buena cantidad de compost o estiércol bien hecho. Los riegos al inicio habrán sido someros para que enraíce, pero ahora serán más frecuentes y prolongados de manera que la tierra esté siempre fresca pero no encharcada y sobre todo nunca mojarle las hojas.

   Con estos cuidados será limitados los problemas de hongos como el fusarium y verticilum (la planta parece seca, como si le faltara agua, y muere). Para el oidio (Ceniza blanca que aparece sobre las hojas y tallos nuevos) el remedio es aplicar azufre en polvo espolvoreado en todas las hojas.

   En veranos lluviosos o húmedos. como puede ser este o bien con riegos inadecuados puede aparecer el mildiu (cangrena), que se previene aplicando extractos de plantas como la cola de caballo o bien preparados comerciales de cobre, este último con las limitaciones que indica el Reglamento de agricultura ecológica.


   A la hora de recolectar, para distinguir cuando está madura la sandía miremos la parte que toca a la tierra. Antes estaba blanca y ahora deberá ser casi amarilla; los zarcillos y dos pequeñas hojas junto al fruto se habrán secado y al golpear con los nudillos o darle una palmada, el sonido de la fruta madura es inconfundible. Hay que ensayar
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario