SIN INTERMEDIARIOS. POR UN COMERCIO JUSTO.

"...Cuando me preguntan si soy agricultor,siempre contesto que soy un hombre que no solo cultivo, sino también observo, me preocupo e intento dar armonía a mi entorno y que todo ello, me lleva con mi esfuerzo creativo a sacar frutos de mi huerta, sin mermar la fertilidad de la tierra y de proporcionar productos que contribuyen a la salud de los demás, sin contaminar la tierra, el agua, el aire que nos son esenciales, modelando la belleza del paisaje, alimentando el cuerpo y el espíritu. Sí, agricultor soy... De ahí nace Bobalén ecológico".

jueves, 21 de mayo de 2015

LA CABAÑA.



Se levantó al amanecer para evitar el calor y fué acumulando troncos de madera a pié del árbol preferido de José María, al ladito de su arroyo. Mientras lo transportaba sonreía imaginando la sorpresa que se llevaría su niño al descubrir la fortaleza que su padre había construido sólo para él. No estaba seguro de si sería la cabaña más grande ni la más bonita, sólo le preocupaba que fuese la más fuerte y estable de todas para proteger a su gran aventurero. Poco a poco, tras varios días de trabajo, aquellos troncos fueron tomando forma y por fin estuvo acabada antes del 4 de Mayo. De pronto, al contemplar su obra, su semblante cambió, pensando que quizás su gran aventurero podría sentirse decepcionado con su regalo, el regalo de su 5º cumpleaños. No era un videojuego, ni una bicicleta nueva, ni un coche tele dirigido... y dudó si había sido una buena idea. Por fin llegó el día y cuando tan sólo hacía una hora que "su amigo Lorenzo" (como él lo llamaba) había salido, oyó unos piececillos corriendo inquietos hasta su cama, ansioso por recibir su regalo de cumpleaños. Ver su cara de felicidad fué una inyección de energía para aquel hombre y a pesar de que aún era muy temprano pegó un salto de la cama, se vistieron y calzaron rápidamente y José María fué en el mejor medio de transporte, a hombros de su padre, hacia el arroyo. Cuando el niño alzó la vista hacia el cielo y descubrió aquella cabaña imperfecta pero llena de cariño, no pudo evitar aplaudir y pegar brincos nerviosos y luego abrazar a su padre con una fuerza impropia de un niño de cinco años pero con esa espontaneidad y sinceridad tan maravillosa de los más pequeños. Sin duda la cabaña se convirtió en el mejor de los regalos. Fué un regalo mágico, ya que podía convertirse en un lugar secreto para estar a solas, en un barco pirata lleno de aventuras entre "buenos" y "malos", en una cueva con una lámpara maravillosa algunos días y un tesoro en otras ocasiones o una casa en la que jugar a las cocinitas. En definitiva, en el lugar ideal para soñar.




Os epero en mi puesto de "Bobalén Ecólogico" este fin de semana en un único día:

Sábado 23 de Mayo en el Parque Huelín (Málaga)

Feliz Fin de Semana. Saludos: José María.

No hay comentarios:

Publicar un comentario