SIN INTERMEDIARIOS. POR UN COMERCIO JUSTO.

"...Cuando me preguntan si soy agricultor,siempre contesto que soy un hombre que no solo cultivo, sino también observo, me preocupo e intento dar armonía a mi entorno y que todo ello, me lleva con mi esfuerzo creativo a sacar frutos de mi huerta, sin mermar la fertilidad de la tierra y de proporcionar productos que contribuyen a la salud de los demás, sin contaminar la tierra, el agua, el aire que nos son esenciales, modelando la belleza del paisaje, alimentando el cuerpo y el espíritu. Sí, agricultor soy... De ahí nace Bobalén ecológico".

jueves, 23 de abril de 2015

Personas: hombres y mujeres,Campesinos: hombres y mujeres.

           Esta mañana, mientras me dirigía a mi huerto al amanecer, contemplaba una estampa muy usual en mi día a día y quizás sorprendente a los ojos de muchos.
 La imagen que veo todas las mañanas hoy merecía ser observada con otros ojos, con ojos de admiración. Allí estaba ella, mi vecina Antonia, celebrando su 65 cumpleaños a pié de campo, con la humildad que le caracteriza y su fortaleza. Hoy me ha parecido poco saludarla desde el camino con mi mano, hoy se merecía un beso de feliz cumpleaños y un abrazo para esta mujer tan maravillosa, tan luchadora. Luego he seguido mi camino hacia mi huerta, he recolectado para mis cestas y me he parado a pensar sobre su historia y sobre el papel de la mujer campesina. En teoría todas las personas tenemos los mismos derechos para todos, independientemente de la raza, el sexo, la religión o la condición social pero luego en la práctica todo es muy distinto. La mujer, por ser mujer, se encuentra ante una realidad discriminatoria que prima al hombre frente a la mujer, a lo masculino frente a lo femenino, a lo productivo frente a lo reproductivo. El campesinado, por su ubicación en la escala social, por su condición de proveedor de alimentos, también se encuentra bajo este modelo capitalista, que prima lo industrial sobre lo rural, la ciudad frente al campo, la velocidad frente al sosiego. Hombres y mujeres por tanto que son discriminados, invisibilizados en el conjunto de la cadena agroalimentaria y en el conjunto de la sociedad.
 Pero si los hombres campesinos son discriminados e invisibilizados, las mujeres campesinas lo son doblemente: por ser campesinas y por ser mujeres.

Resultado de imagen de mujer rural en andalucia.  Resultado de imagen de mujer rural en andalucia








  


En la actualidad, mas de mil millones de personas pasan hambre en el mundo mientras las grandes extensiones dedicadas al monocultivo, con el único fin de obtener mercancias baratas que aseguren una acumulación de capital sin precedentes por parte de las grandes empresas. 

Las mujeres de todas las partes del mundo son expulsadas por un modelo de producción de alimentos industrializados, responsable de la destrucción de la agricultura familiar. Los pueblos no tienen ninguna capacidad para decidir lo que quieren comer y en muchas partes del mundo ni siquiera pueden concebir pilíticas agrarias que les garantice el hecho de alimentar a su población.

 La mayoría de las personas que asisten a los mercados locales y ferias siguen siendo mujeres, por ello son también las principales afectadas por el proceso generalizado de eliminación de estos espacios y su sustitución por grandes superficies, así como por la expulsión de nuestros productos de los mercados, ayudándose de herramientas como una legislación hecha a medida de las industrias, con normas incumplibles por parte del pequeño campesinado.


La alimentación se convierte en una gran posibilidad de negocio a escala mundial y la consecución y alimentos producidos con el menor coste posible se convierte en un objetivo fundamental.

Las mujeres son, una vez más, uno de los sectores de la población con más dificultades para acceder a rescursos básicos para poder producir alimentos como la tierra, el agua, el crédito, las semillas o la energía. Por ello, la pobreza y el hambre tienen en muchos casos rosotro de mujer campesina. Y muy a mi pesar, en el caso de las mujeres agriculturas, el trabajo agrario se invisibiliza al ser considerado parte del trabajo doméstico en el caso de la agricultura familiar. Ojalá algún día se consiga un modelo de agricultura campesina con otros valores de respeto a la tierra, un modelo de agricultura que dé de comer al mundo, pero que no se coma al mundo, un modelo que represente a hombres y mujeres y que no exista Soberanía Alimentaria sin mujeres como mi vecina Antonia.Resultado de imagen de mujer rural en andalucia


Os invito y espero en el puesto de Bobalén Ecológico este fin de semana con lo mejor de mi huerta:

Sábado en Parque de Huelín (Málaga)


Domingo en el Boulevard de la Cala de Mijas

Saludos: José María.



No hay comentarios:

Publicar un comentario